EL SERENGUETI: EL ÁFRICA ETERNA

Los primeros días de un nuevo amor no son complicados; son naturales, pero poblados de mil ideas y sensaciones, una verdadera celebración de la vida. Imagínense una luna de miel que estuviera envuelta en ese entorno de eternidad y silencio a la vez que hubiera lo eléctrico del movimiento y la música constante de la naturaleza. Su viaje de bodas a África consolida una conexión que pocos otros compartirán y la sabana Serengueti es uno de los rincones más extraordinarios de ese continente. Probable es que dar con un león, un elefante o una jirafa en estado salvaje les cambiará la vida, créannos. Pero manténganse alertas ante sensaciones más sutiles además, desde animalitos jamás imaginados hasta paisajes de ensueño, o una sonrisa humana que trasciende al tiempo mismo.


    LAS SEYCHELLES: SILENCIO MAGNÍFICO

    El entorno físico de las Seychelles podría cegarlos ante la presencia de los beach bums más glamorosos del orbe (el Príncipe Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton pasaron su luna de miel aquí), playas de arena blanca con un aire casi prehistórico, selvas edénicas rebosantes de frutas exuberantes y fauna exótica encantadora. Hay catas de copas tropicales que deleitan y flores extraordinarias por doquier; momentos de intimidad dentro de tinas con vistas del mar; cenas privadas en la playa… Sin hablar de que el buceo y el esnórquel más excepcionales del mundo quedan a unos pasos de la puerta de su habitación. Céntrense con una clase de yoga para parejas, en un entorno tan bello que quizá no haga falta alcanzar a Nirvana.


EL CAIRO: PARA TODOS LOS TIEMPOS

Con cada día nuevo, el muezzin convoca a orar a los fieles desde mil minaretes. Es cierto que la energía urbana se asemeja a la locura, pero El Cairo les revela jardines secretos, refinamiento sorprendente y grandes misterios. Por más turísticas que sean la Pirámides de Giza, no dejan de ser fabulósas, así que no sean tan cool como para no sacar una foto al montarse a camello. De regreso en la ciudad, exploren barrios repletos de arquitectura antigua, los fantasmas de antaño y miles de personajes fascinantes actuales. El centro histórico de El Cairo —espléndido y cayéndose a pedazos— o la isla de Gezira, en medio del Nilo, resultan una mezcla hipnótica de lo medieval y lo moderno; en Zamalek, otra isla del río, se encuentran grandes museos, lugares de moda y la imponente Torre El Cairo.
Exploren a fondo el barrio musulmán antes de que suba demasiado la temperatura; las geometrías intricadas en filigrana y azulejos que se hallan en las mezquitas Al-Azhar y Sultán Hassan, magníficas las dos, les conmoverán e inspirarán. Deambulen después los callejones de Khan el-Khalili, el barrio de los marchantes, para comprar antigüedades
y textiles increíbles.


    CAPE TOWN: ÁFRICA EN EL ÁPICE

    Una metrópoli vibrante cuyo ajuste natural no podía ser más que un golpe espléndido entre montañas altísimas y maravillosas playas que se adhieren al tocayo Cabo Buena Esperanza – Cape Town es una joya que brilla, llena de diversidad y aventuras tanto natural como urbana. Un destino en sí mismo, esto es también una magnífica entrada a África en toda su belleza y variedad.


+ Añadir Comentario